Entrevista a Pablo González Cámara

Comparte este artículo en

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

1.- ¿Cuándo y por qué comienza este proyecto para cambiar las puertas dela fachada principal de la Catedral?

Quiero recordar que fue en una de las primeras reuniones diocesanas sobre el Vlll centenario, allá por el mes de diciembre de 2016. Hablando de la actual portada de la fachada principal, libre casi de símbolos religiosos y de la riqueza que tenía la original, según un estudio del Dr. Mateo, en la que se plasmaba el misterio de la Encarnación, el actual Vicario General, D. Femado García Cadiñanos, dejó caer la idea de por qué no hacer unas puertas nuevas que dejaran huella del Vlll Centenario de la Catedral, y que acogieran de alguna manera lo que contenía anteriormente la fachada original que hubo. Esta idea fue bien acogida por los presentes en aquella reunión y poco a poco fue caminando hacia una realidad, en la que se implicó de lleno el Sr. Arzobispo, D. Fidel Herráez, ha sido muy bien vista por el nuevo Arzobispo, D. Mario Iceta, y que estamos a punto ya de tocar con las manos.

2.- ¿Qué destacaría de esta nueva obra de arte?

Tres cosas: la primera, la riqueza de su contenido: el rostro de Dios que acoge y llama a todos a entrar en su casa. La mirada de Dios sobre María a quien llama para entrar a formar parte de su plan de salvación. EI Niño, Dios, que nace de ese encuentro de dos miradas y que es la figura del nuevo hombre, que en su tarea humana planta el árbol de la lglesia, donde aniden los sueños de esa humanidad nueva. Y el Espíritu de Dios, que aletea en los tejados de la ciudad, con la catedral al fondo de la muralla.

La segunda es la calidad y talla de su autor: una vez que D. Antonio López aceptó la idea de plasmar esta realidad, hubiera sido una osadía imperdonable negarle tal disposición y no agradecérselo.

La tercera, la imperiosa necesidad de entablar una relación cordial, en estos momentos, entre la fe y la cultura. La Catedral es un edificio vivo que ha ido construyéndose en armonía a través de los siglos. Distintos tiempos han ido añadiendo sus aportaciones, su arte, su catequesis, su visión a la Catedral y todos ellos han creado un edificio vivo que ha ido armonizando los distintos estilos, formando, coma digo, un Templo que es tan bello como para haber sido declarado Patrimonio de la humanidad.

3.- ¿Qué significa este cambio para la catedral y para la propia Ciudad?

Creo que la Catedral de Burgos se merecía una puerta principal más acorde con lo que es y significa la misma. Las actuales puertas, sin desmerecerlas, pues han sido fruto del tiempo y han cumplido su misión, me parece que no están a la altura de lo que es y significa nuestro templo. Por otro lado, están algo deterioradas. La simbología y el contenido teológico casi brillan por su ausencia. Estoy convencido de que las puertas nuevas no van a desmerecer a esta Catedral, sino que la van a enriquecer y van a ser un aliciente muy importante para visitarla, vuelvo a insistir, por su contenido y por la talla de su autor. Para la ciudad, no me cabe la menor duda de que serán también un revulsivo, sobre todo en estos momentos de decaimiento en los que nos encontramos, y una llamada al turismo, como ha ocurrido en otros lugares con la incorporación de arte actual. El turista podrá contemplar unas puertas, que van a tenor alma y van a ser realizadas por un artista súper-realista, lleno de humanismo cristiano.

4.- Llega en el año del Vlll Centenario y también cuando la sociedad atraviesa momentos difíciles… ¿Las puertas abrirán una oportunidad?

La catedral no se entiende sin lo que es y ha sido la ciudad, como ésta tampoco se entiende sin la catedral. Sin duda que ambas han corrido caminos juntas. Nos alegramos de esto y luchamos por ello. Aunque las puertas no han sido fruto del momento delicado que atravesamos, sino que las motivaciones han sido otras, come he explicado, sin embargo, creo que, en la pandemia y en la situación actual, pueden ser una oportunidad y un revulsivo en todos los aspectos, también en el religioso y cultural, que ayudaran a levantar alas hacia la positividad, la esperanza y la trascendencia. Por otro lado, no lo veo como un gasto superfluo y desproporcionado en una situación dura, sino como una inversión que va generar optimismo y creatividad en todos los sentidos.

5.-Todo cambio en un momento histórico es fruto de debate. ¿Qué diría a quienes dudan de que sea el proyecto adecuado?

Pues, que respeto totalmente sus puntos de vista y que el debate es bueno siempre que no se baje a terrenos personales y resbaladizos. En el debate cada cual tiene el derecho y la obligación de exponer sus razones y ello nos debe llevar a enriquecernos mutuamente y no a una confrontación agria y dura, que nos separe y divida cruelmente. Yo diría que el debate y la discrepancia también deben unimos en el proyecto total que tenemos los humanos, que no es otro que querernos.

Pablo González Cámara

NB. Contemplando el boceto de las puertas y los trabajos realizados ya por D. Antonio López y sus sencillas y profundas conversaciones, hice un extenso poema, que refleja cuál es el estado de mi ánimo ante esta creación de las puertas.

Comparte este artículo en

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn